Portal de jade: amorosa senda de la exploración de la geografía íntima.

Escribo un día de mayo tras el taller de la Doncella, en los ciclos Txi en femení.Hace 7 años que en mi casa, acompaño a las mujeres que inician el viaje hacia su femenino profundo a caminarse este Rito de Paso y hoy, saliendo de la casi clandestinidad por intimidad, me atrevo a contar lo que sucede ese día cuando comenzamos el ciclo: «Doncella: Mirada íntima hacia la geografía del portal de jade».

El día que las mujeres se dan esta posibilidad en círculo, pueden recoger la mirada hacia su historia, y lo hacen en su trono amoroso, miradas por las mujeres que saben que todo se comprende, que se vuelven dulces, vulnerables, aterciopeladas y preparan sus corazones para recibir la mirada y así, poder transmutar la dureza de palabras, acciones y miradas recibidas que han mancillado nuestro tesoro y todas nos unimos para custodiar ese rito.

DETRAS DE CADA VULVA, DE CADA VAGINA, DE CADA MATRIZ, HAY UNA HISTORIA y en ese momento, aparece y la mujer viaja y le damos tiempo,  pedimos permisos, contextualizamos en el espacio sagrado que  merece reconocerse por dentro, entrar en la cueva más fértil de nuestro cuerpo.

Dedicamos espacio, escucha y mirada a cada una de las mujeres, lo hacemos sabiendo que puede que se desmonte, que puede que brote un dolor infinito por las veces que dijo que si, por las veces que no dijo que no, por las veces que se desatendió, que puede que se enamore de ella misma, que puede que rompa en risas, que puede que descubra con sus manos por primera vez, la movilidad y textura real de su útero, que puede que se vuelva niña sonrojada y siempre, siempre, decida hasta donde.

 

Amo y honro la capacidad que tenemos de entrar en el sagrado femenino cuando sabemos que algo a custodiar se está dando y somos una.

Deseo que la revolución del profundo femenino pase por estos movimientos que nos acompañan a recordarnos que nosotras, somos soberanas de nuestro cuerpo, de nuestra energía, de nuestro deseo, de nuestras decisiones, de nuestros síes y nuestros noes, de nuestra carne, piel y corazón.

 

Gracias a mi maestra: Montse Catalán Morera por dar tanto, por ofrecer tanto, por confiar y guiarme.

 

Testimonios:

Para mí el rito de paso de la exploración fue una toma de consciencia muy potente y desde un lugar muy profundo,  sobre mí misma, sobre mi cuerpo y sobre la conexión intensa que hay entre mi ser, mi alma y mi cuerpo.
Fue también un reconocerme absolutamente, me sentí  habitarme a mí misma realmente. La sensación de reconocer a alguien muy querida, con la que reconectas de nuevo profundamente.
Me emocionó hasta las lágrimas ver mi cuello del útero y sentir mi útero, y con su movimiento, se movió mi corazón y la mirada amorosa hacia mí misma.
 Y el rito compartido con otras mujeres, donde miraban con amor y admiración las formas que toma mi anatomía genital, fue profundamente emocionante y sanador, como si siglos y siglos de calumnias y manchas en nuestros genitales fuesen disueltos con la mirada amorosa de otras mujeres.
Marta Mariñas

 Podría decir en una frase que la autoexploración compartida me cambió la vida .La suavidad del momento y la mirada amorosa de las mujeres, que se maravillaba de la belleza de mis genitales me conectó con un profundo respeto hacia mi cuerpo, a honrarlo y cuidarlo como espacio sagrado.

Chelo Armesto

Ver más recursos…

Encuévate, no te hagas la loca. Esto va de climaterio.

Encuévate, no te hagas la loca. Esto va de climaterio.

Encuévate mujer, déjate morir en paz. Desciende a tu desván con legitimidad, con la soberanía del pleno derecho, con la autoridad competente que te pertenece por ser mujer que transmuta. Encuévate entera, hazte un ovillo, desaparece en carne y hueso, desaparece de la...

Menarquia y climaterio

Menarquia y climaterio

Directo en Instagram con Alba Miralpeix @alba_miralpeix «Precioso e inspirador compartir sobre MENARQUIA Y CLIMATERIO.
Abrimos espacios honestos para tirar este Hilo entre la llegada y retirada de la sangre.»

De romance con el climaterio

De romance con el climaterio

Estoy de romance con el climaterio: le bailo el agua, le bebo los vientos y me postro ante él. Me declaro mujer arrebatadoramente enamorada de él; de sus texturas, sus inframundos con lodo, sus andares, sus idas y venidas, sus centrifugados, sus sacudidas de alfombra,...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies