Las hermana: la revolución del femenino profundo.

Escribo repleta de tierra fértil, de calor de las manos de las hermanas, preñada de miradas amorosas y empatía.

Llegaron a mi casa llenas de deseo de acompañar mi tránsito, ilusionadas, se arremangaban para limpiar el bosque de mi casa, cocinando para la comunidad, poniéndomelo muy fácil, poniéndose al servicio de mi deseo: hacer mi hogar más mío.

En pleno climaterio, mientras me despido de mi sangre, de a poquito, sé que las hermanas son parte del pilar del atrevimiento, de la red de manos reales y brazos reales que me tejen por dentro y por fuera.Me atrevo y el llamado al coraje, se hace más suave y fácil.

A mi, me importa la mirada de la hermana, me sirve  para escuchar y nombrar: lo suyo, lo mío, en lo que estamos, què nos altera el ritmo de la respiración, què nos sienta bien….nos hacemos de espejo retrovisor cuando alguna tiene un punto ciego por el que no logra verse y tomarse a veces.

Sentarnos en el sofá de las casa de las hermanas, delante del fuego, que las hermanas tengan lugar para ser vistas y miradas importa, eso nos hace vestir  enteras, nos reconoce cíclicas, nos muestra un lugar sin juicio, de mujer a mujer, cuerpo a cuerpo, sin filtros. Los velos se van cayendo uno a uno , no hay condiciones para amar y ser amada, los corazones se caen bien, los vientres se reconocen, los reactivos se saben, donde no llega la una, llega la otra.

Encontrar esos lugares también significa disponibilidad para ofrecer, esta, en realidad, me parece la revolución del femenino profundo.

Nombro a las tejedoras hacedoras de mi camino, de la mano, a cada una, por la carne, la caricia y la escucha.

Con Farners enllocades.

 

 

Ver más recursos…

Climateriana. Ser Soberana del climaterio, es cosa de todas

Climateriana. Ser Soberana del climaterio, es cosa de todas

Ser mujer y encarnar el climaterio en época de hostilidad patriarcal es una elección, una decisión a tomar en la vida de una mujer.  La revolución del femenino profundo es un tesoro escondido entre nudos, espinas y centrifugados, entre idas y venidas, entre sacudidas...

belleza y sensualidad en la madurez

belleza y sensualidad en la madurez

Y así, desnudas, con las carnes desprendidas del cuerpo tomado, las nalgas suaves del aflojar, con el declive de los pechos turgentes, los lugares de vientres dilatados, los huecos de las encías sangrantes, la grafía de las pieles apergaminadas, nos encontramos más...

Encuévate, no te hagas la loca. Esto va de climaterio.

Encuévate, no te hagas la loca. Esto va de climaterio.

Encuévate mujer, déjate morir en paz. Desciende a tu desván con legitimidad, con la soberanía del pleno derecho, con la autoridad competente que te pertenece por ser mujer que transmuta. Encuévate entera, hazte un ovillo, desaparece en carne y hueso, desaparece de la...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies