Cuando nombro el climaterio delante de mujeres de menos de 40 años, en ocasiones, puedo sentir como se les arruga el cuerpo por dentro, les suena lejos y hasta les mueve la alerta interna de la posibilidad de envejecer. Algunas entre los 40 y los 45 años): «uy, yo no estoy ahí para nada, me queda mucho!» y para mis «adentros» me guiño un ojo.

Mujeres de todas las edades posibles, sea cual sea vuestro momento en la ciclicidad femenina: cultivad la salud energética, emocional y física, tengáis la edad que tengáis. Todo aquello que debilite vuestra energia vital en cualquier momento de vuestra vida ( sobre todo entre los 35 y los 49) se va a reflejar en vuestra etapa post y pre «menopausera».

Sed previsoras, cuidaros sin negociar con nadie,, nutrid vuestro riñones, armonizar vuestros sistemas , haced lo posible por cultivar  la armonía del qi en vuestro cuerpo, alejaros de todo aquello que bajonee a vuestro organismo, elegid nutrientes que vayan a favor de vuestra digestión, después de los partos ( donde hay una gran pérdida de energía vital) descansad, reponeros. Va en serio, todo aquello va a repercutir en vuestra etapa de maduración y se va a reflejar.

En mi viaje como mujer climateria supe, desde el inicio de la senda, que la práctica de alquimia interna y el qigong que eligiera serían fundamentales para mi salud física, hormonal, energética y emocional y así ha sido.

La despedida de mi Agua celestial ( así nombra la medicina tradicional china  a la menstruación) ha sido un largo camino,las olas de cambios de la geografía de mi cerebro, de mis articulaciones, mis tejidos y mi estar en la vida, a ratos me inundaban y a ratos, eran como agua bendita. En los últimos años, en mis propuestas de alquimia, enfoco el cultivo a esta etapa.

Contextualización:

Estas peculiaridades, se comprenden de forma poética y orgánica si leemos los clásicos y tradicionales textos chinos. En ellos nos cuentan que la mujer rige su sistema por ciclos de 7 años vinculados a su relación con el qi (chi, energía) y el jing (esencia) y todo el sistema energético de órganos, meridianos y movimientos naturales que rigen nuestra salud.

La niña, a los 7 años, empieza a fortalecer el qi ,los dientes salen, brotan, se caen los de leche, el cabello surge vigoroso y fuerte, todo asciende. Sobre los 14 años, ya fortalecido el qi de riñón, provoca un ascenso de energía en toda la expresión del cuerpo, el canal vaso concepción (REN MAI) colma el sistema de sangre (xué) y las conexiones internas fluyen para que aparezca la primera menstruación (menarquía).Así, desde los 21 a los 28 se considera la edad en la que está en alza la capacidad de concebir y gestar vida en el útero (palacio del bebé), la etapa más fértil. A partir de los 35, el bazo y el riñón disminuyen sus funciones y empieza el proceso de envejecimiento y descenso. Es alrededor de los  49 años cuando hay una expresión más clara del declive y el cuerpo de la mujer, con su sabiduría, empieza a parar las descargas de sangre para evitar un envejecimiento rápido ( de ahí el concepto «cortar la cola al dragón rojo»). Es por este motivo que la mujer puede mantener su energía vital y en ella, se abre la posibilidad de vivir una segunda primavera. Debido a este portal de 7 veces 7, en 2018 inicié mi propuesta con mi propio diseño, para acompañar a las mujeres que estaban cruzando el umbral de los 49 años, a mudar la piel y abrazar la gran transmutación de los siete septenios.

Este proceso que acabamos de explicar, dura unos años, los anteriores a la retirada de la sangre son de suma importancia para poder llegar a la menopausia con la soberanía energética y física óptimas, con un buen equilibrio del yin yang, evitando excesos de yang (exceso de fuego, sofocos, irritabilidad, agitación, falta de sueño, perturbando al corazón ( sede del Shen), dando la posibilidad de estancamiento de qi en el hígado ( provocando ira, enfado perpetuado etc..) y la deficiencia de yin que puede afectar a los riñones ( que también disminuyen sus funciones) que al ser los que gobiernan huesos, médula espinal, médula ósea , mar de médulas (cerebro), pelo, dientes, oídos  y vejiga nos puede llevar a síntomas de envejecimiento en todos estos campos.

El otro sistema que se debilita, es el sistema de bazo, dando como resultado deficiencia de qi , fluidos (líquidos) y sangre. El bazo está relacionado también con la cara, los músculos, y es en esta etapa en la que el bazo disminuye sus funciones ( inicia a los 35 años y se manifiesta en un volumen más alto a partir de los 49) nuestros músculos se debilitan, perdemos fuerza, aparecen las arrugas y aumento de grasa ( más grasa corporal y menos masa muscular).Ejercitar la fuerza nos va a ayudar a cuidar los huesos y el sistema de movimiento, articulaciones, cartílagos y tendones.

 

Mujeres de menos de 40 años, si que va con vosotras, en serio, cada paso que dais, cada decisión que tomáis va a marcar vuestra etapa madura: os invito al autocuidado, practicad qigong para la mujer, del específico. el que le viene bien al  equilibrio yin yang, para la expresión del hígado, para la hidratación de las articulaciones, para tonificar el riñón, para calmar el corazón y así, gozar de una segunda primavera soberana y libre de síndromes, tengas la edad que tengas, vas a llegar a este portal. Cuídate desde siempre, eso marcará tu camino y tus características en el climaterio y con todos mis deseos que se materialice en una segunda primavera, ascendiente, llena de gozo, de danzas infinitas con el placer.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies